Tarareando cómics: Batman – El último caballero en la Tierra

Esta historia del 2019, forma parte del sello Black Label de DCComics, fue dibujada por Greg Capullo y escrita por Scott Snyder (no asociado al del “esnaiderkot”), básicamente fue la culminación de una década escribiendo a Batman.

Este último caballero oscuro viaja por un mundo destruido, sin héroes,  pero planea recuperar Gotham. Su único aliado: el Joker. Tras un inicio brusco, Batman emprende un viaje para reunir a sus viejos amigos y salvar al planeta del malvado Omega.

♫»Oigan la historia de Batman y su gran amigo Joker…»♫

Ahora, no les arruinaré quién es Omega, aunque me pareció bastante obvio. No, lo que quiero hablarles es sobre el mensaje que nos da esta historia, una más, donde Batman gana al final.

En casi todo el recorrido de este Batman lo acompaña el Joker, lo cual no es sólo inquietante para él sino para nosotros porque él es el narrador, el mundo está en un profundo caos y si él es el único que te ayuda es porque las cosas están muy mal. En todos lados se ven los caídos de la guerra: linternas, velocistas, creaturas mágicas, humanos deformes…

Y en su viaje Batman se cuestiona qué pasó, cómo fue posible toda esta decadencia. Las respuestas que encuentra son tan horribles porque le quitan lo más importante para él: La gente no lo quiso, lo rechazaron.

Batman es el símbolo de la lucha por lo correcto, de tener un mejor Gotham, pero ya no, le escupieron en la cara y lo hicieron pedazos. No es que la gente apoyara a los villanos, es que les despertaron su naturaleza hacia la destrucción y se pusieron en acción.

Una cabeza en un frasco… ¿Cómo es que sigue vivo?

A través de voluntad y… ¿por qué no? Un poco de fe, Batman consigue lo imposible: Inspirar a viejos aliados y enemigos para derrotar a Omega el “gran villano”. Sólo que, en mi opinión, Omega no era el verdadero villano.

Mientras que Batman por sí mismo decide que su fortaleza es ser uno más del montón, es decir, uno más intentando hacer el bien, la problemática real yace en la gente, aquella mayoría que eligió que la paz y el amor no eran las formas. Podrás cambiar de tirano, pero la gente no cambiará sus mañas.

Derrotar la señal de anti-vida es sólo un pedacito, mientras que sí es importante que Batman reafirme sus motivos para ser Batman, no significa mucho en un mundo donde sus ideales no son compartidos por la gente. Claro, podrá tener a sus amigos con poderes que le ayudarán a poner las cosas en el orden que le parece mejor, pero eso raya en el totalitarismo aunque lo haga con buenas intenciones.

«Se viste como un murciélago, claramente usted está loco.»

Entiendo totalmente que S. Snyder haya querido darle importancia a las motivaciones íntimas de Batman, lo acompañamos todo el trayecto, pero aun así, el “pueblo” es dejado de lado, como si carecieran de opinión o voluntad propia. A fin de cuentas ellos fueron los que eligieron la crueldad en lugar del optimismo de un mundo mejor, eran ellos los que tenían que haberlo recibido también en sus corazones.

Dejando totalmente de lado que se ignora el libre albedrío de la gente, es una muy buena historia de Batman: luchar contra una enorme adversidad sin rendirse, a pesar de haber fallado antes, de tener miedo y sentirse abrumado aunque su ego está más allá de las nubes. Para mí eso encapsula lo que Batman es.

Author: JesmenJ

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.