Una Serie de Eventos Desafortunados, Review

Es imposible no ver el gran lanzamiento de Netflix de enero sin que rápido nos venga a la mente la película Una Serie de Eventos Desafortunados (2004). Es imposible no recordar aquella película agradable con un histriónico y caricaturesco Jim Carrey y unos góticos y notables efectos visuales para su época.

Netflix quiso sacar su propia versión de la película el libro de Daniel Handler siendo lo más fieles posibles al material original (el mismo escritor colaboró en los primeros borradores de la serie) y basándose en los primeros cuatro libros (la película se basó en los primeros tres): Un mal principio (The Bad Beginning, 1999), La habitación de los reptiles (The Reptile Room, 1999), El ventanal (The Wide Window, 2000), y El aserradero lúgubre (The Miserable Mill, 2000).

netflix18f-1-web.jpg

La serie nos cuenta las desdichas de los hermanos Beaudelaire: Violet (Malina Weissman), Klaus (Louis Hynes) y Sunny (Presley Smith). Tres niños genios excepcionales y que terminan con la terrible noticia de que sus padres han muerto en un incendio. Y debido a la terrible incompetencia del albacea de su familia terminan en las garras del despreciable Conde Olaf (Neil Patrick Harris) qué busca de cualquier modo llevarse la fortuna que le dejaron sus padres.

Para todo aquel que haya visto la película o leído los libros parecería no aportar nada nuevo pero Netflix se las arregla para contarlo de una forma magistral. Varían varios hechos y por cada dos capítulos se narra un libro y aprovechan a Patrick Warburton haciendo del autor Lemony Snicket que nos detalla los hechos ocurridos en vivo y con un humor muy negro y gótico y llevando más allá el misterio de lo que le ocurre a los huérfanos.En todo momento mantienen enganchado al espectador haciendo que se interese en el misterio que rodea la muerte de los padres de los jóvenes Beaudelaire y en ese mundo triste a la vez colorido donde todo es y a la vez no es color de rosa.

lemony-snicket-series-of-unfortunate-events-netflix-teaser-trailer-0.jpg

Pero si hay algo en lo que destaca la serie además de narrativa y los hermosos aspectos visuales que no tienen nada que envidiarle a la adaptación de 2004 es en su antagonista el Conde Olaf que en manos de un muy versátil y carismático Neil Patrick Harris se roba las miradas y  le quita un poco el sello que le dejó Jim Carrey al personaje y está más que aprovechado.

lemony0001.jpg

En resumen la serie es toda una genialidad y es una serie muy versátil que puede ser disfrutada por cualquier persona sin importar su edad y un tremendo lujo visual del que esperamos su ya confirmada a voces segunda temporada  para que nos siga enredando con sus misterios y cautivando con las muy tristes y a la vez divertidas desdichas de los hermanos Beaudelaire.

Author: Anelsy Romero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.